Al llegar a la menopausia, es común la pérdida excesiva de masa ósea, es decir, osteoporosis, ya que durante este período se pierde la acción protectora que las hormonas de las mujeres ejercen en ellos.

Debido a este hecho, hay que tener en cuenta el aumento de riesgo de fracturas. La mejor forma de evitarlas es la detección temprana de una posible osteopenia, la disminución de la densidad que es una condición precursora de la enfermedad.

La forma de detección consiste en una prueba indolora conocida como densiometría ósea, que es semejante a una exploración con rayos X. Esta prueba es recomendable en mujeres que respondan a estas características:

 

  • Menopausia precoz
  • Antecedentes familiares
  • Fracturas previas
  • Tabaquismo
  • Peso bajo
webmaster (7 Posts)