La práctica de alguna actividad física es recomendable en cualquier persona y en cualquier edad. Para las mujeres con menopausia es especialmente importante para mantener una buena salud y reducir los síntomas. Además, el ejercicio actúa sobre nuestro estado de ánimo, mejorando positivamente gracias a la liberación de endorfinas.

No existe una clase de deporte más recomendable que otra para la menopausia, ya que el deporte ideal es aquel que mejor se adapta a las características de cada persona.

Sin embargo, se suelen recomendar actividades como caminar o nadar, que puede practicar cualquier persona, y que pueden aumentar de intensidad poco a poco.

Si hablamos de mujeres que nunca antes han practicado deporte de forma regular, lo mejor son sesiones cortas de unos 30 minutos diarios.

También son muy beneficiosos para las mujeres menopáusicas el yoga o pilates, que mejoran  la flexibilidad, la concentración y la relajación.